Pinceladas del alma

Amar, sentir, palpar, impregnarse del aroma que desprenden los pinceles al deslizarse por el lienzo.

El lienzo en blanco, pronto tendrás una historia que contar.

Primeros trazos con el carbón: dibujo, perspectiva, composición...

lucha...

Ya está, puede funcionar.

El negro se transforma en azul. Los colores se deslizan suavemente por el lienzo, cremosos, untuosos, con fuerza, decisión, duda...

Luz, color , sombras.

Azules y naranjas, amarillos y violetas, verdes y rojos, ocres, blancos... que vibran como notas musicales en cada pincelada.

Sombras en oscuros y fríos.

Colores en zigzag que se entrelazan con sentimientos, historias no contadas, amores, desamores, vida contenida, rincones llenos de misterio...

Mirar, mirar, mirar...
Apartar la mirada, olvidarse de la realidad, sentirse libre.

Crear, crear, crear...
Sentir, sentir, sentir...
Vivir, vivir, vivir...
Mi nueva creación... ya formas parte de mi SER.

El alma se derrama por el lienzo en blanco llenándolo de belleza, de retazos de historia, de VIDA.

...plasmo aquello que me emociona, que me enamora y trato de quitar hierro a la vida dulcificando mi obra con mágicos colores que están dentro de nosotros y que cuando se contemple pueda sacar del espectador esa parte positiva que todos tenemos. Momentos de amor, chispazos de felicidad, espacios de amistad... y, por un momento, se sienta algo más feliz..."